¿WhatsApp en clase de historia?

Juan Naranjo, profesor del IES Las Lagunas de Mijas, Málaga, desde muy pronto en su labor docente comprendió que entender el lenguaje de su alumnado era esencial para llegar a ellos. Un docente nunca puede estar desconectado de lo que opinan, viven y sienten sus alumnos y alumnas. Por ello siempre trata de estar al día de sus intereses e inquietudes; de sus gustos y aficiones; de sus fortalezas y debilidades.

Así, ellos me sienten como alguien cercano, en quien pueden confiar; y a la vez a mí me sirve para intuir por dónde puedo “atacarles” para enseñarles los contenidos y competencias que tengo que desarrollar en ellos. La asignatura de Historia de 2º de ESO es bastante ardua, sobre todo si tenemos en cuenta la edad de las personas en ese curso (12 o 13 años) y los múltiples estímulos a los que se enfrentan los adolescentes a esa edad. Durante las primeras semanas de curso hemos estado repasando algunos conceptos relativos al año anterior (el final del Imperio Romano) y también nos hemos embarcado (en español e inglés) en la apasionante, pero compleja, historia de Europa en la Alta Edad Media. En este periodo, Europa es un constante ir y venir de reinos que se suceden, fronteras que cambian e imperios que surgen para después caer. La mayoría de los nombres, conceptos y eventos son nuevos para el alumnado… por lo que hay que llevar a cabo las explicaciones de la manera más personalizada y argumentada posible.

Mis clases suelen ser bastante distendidas y, cuando ya estábamos hablando del final del Reino Visigodo en la Península Ibérica, nos dio por pensar que aquella fue una época muy conflictiva y que “se pasaban el día a la gresca”. En ese momento se nos vino a la cabeza la imagen de un grupo de whatsapp, en el que cada nuevo conquistador de la Península pasaba a ser el administrador que echaba, sin contemplaciones, al anterior. Y a mí, que en esos días trataba de idear una actividad final que sirviese para resumir y asentar el tema una vez que lo hubiésemos terminado, se me encendió una bombilla y pensé que, efectivamente, podríamos hacer un grupo de whatsapp en el que los distintos reinos se fuesen turnando en el control de la Península. A todos/as les entusiasmó la idea desde el principio. Son nativos digitales y, para ellos, cualquier actividad que implique el uso de pantallas tiene un componente lúdico y atractivo que les fascina. Para mí era un plan perfecto: no sólo estaban apasionados con una actividad de clase, sino que además nos serviría para repasar y asentar los complejos movimientos de los distintos reinos germanos en la Península Ibérica, el centro y sur de Europa, y el norte de África.

Nos pusimos manos a la obra. Cada miembro de la clase elaboró un pequeño guión en el que aportaba ideas y frases que cada uno de los componentes del grupo (los suevos, los visigodos, los francos…) pudieran decir en una situación hipotética en la que se encontrasen frente a frente con los reinos enemigos. A la siguiente clase, expusimos los guiones individuales y, colectivamente, elegimos cuáles eran las frases que mejor explicaban estos procesos conquistadores. También, por supuesto, tratamos de elegir frases que fuesen divertidas: para ello usamos emojis, imitamos por escrito acentos y seleccionamos alguna broma histórica. Una vez que habíamos hecho esta selección con las mejores frases de cada alumno/a, sólo nos quedaba elaborar un guión general.

Así que repartimos los papeles (“¡Yo soy los suevos!”, “Y yo el Imperio Romano de Occidente”) y fuimos escribiendo un guión conjunto, que sería la base sobre la que elaboraríamos el chat en el móvil. Si lo pensamos, aunque el medio sí es novedoso, la actividad no lo es tanto: desde siempre (especialmente en la Institución Libre de Enseñanza) el teatro se ha usado como herramienta educativa: la única diferencia entre aquello y esto es que, en esta ocasión, los actores en lugar de representar su papel sobre un escenario físico lo hacen sobre un escenario virtual. Así creamos el grupo de whatsapp “Península Ibérica: Alta Edad Media”, al que, según el guión establecido, entraban y salían los actores escenificando su papel y escribiendo las frases que los reinos a los que representaban habrían dicho de encontrarse en este campo de batalla virtual. Como se puede observar, y a pesar de que todo esto se cristalice solamente en cuatro pantallazos del móvil, lleva mucho trabajo detrás: bastantes horas empleadas en idear, organizar, pulir, corregir, reescribir… tratando siempre de que el trabajo sea coral, de que implique a todo el alumnado y de que, por mucho que el ambiente sea distendido, no se olvide que la finalidad no era hacer simplemente algo divertido, sino repasar y asentar los conocimientos de las primeras semanas de curso.

En el Confidencial y en el Diario Sur se ha hecho eco de esta excelente experiencia que une lectura e historia. ¡Enhorabuena, Juan!

#animaciónalalectura #historia #whatsapp

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now